jueves, octubre 10, 2013

PaPizza reabre su local en el madrileño barrio de Fuencarral




El espacio, ubicado en Fuencarral 80, estrena la nueva imagen de la firma y las palas-menús

Madrid, 09 de octubre de 2013.- PaPizza, franquicia de restauración especializada en pizza al taglio artesanal, acaba de reabrir su octavo establecimiento en Madrid. PaPizza Tribunal, además de una renovada imagen, estrena las palas-menús, con propuestas muy económicas e ideales para compartir. 

Concretamente, la nueva pizzería se ubica en el número 80 de la céntrica calle Fuencarral y cuenta con una zona amplia zona de degustación. Este es uno de los 9 locales operativos, entre Madrid e Ibiza, con los que cuenta la marca que está en pleno proceso de expansión en franquicia.

En este establecimiento, como es habitual de la marca, el cliente también podrá escoger entre una amplia carta con pizzas (siciliana y romana) y otros productos (arancini, focaccias, piadi! nas, croquetas). Además, como novedad en este local se presentan completos menús para disfrutar solo o en compañía como la Pala Siciliana (con tres porciones y un refresco, ideal para una persona) o el Maxi Menú (con 8 porciones de pizza y 3 refrescos).



Pizza gourmet a precio low-cost
PaPizza se enorgullece de presentar un concepto gastronómico que aúna tradición e innovación al mezclar recetas tradicionales sicilianas con nuevos sabores y texturas de la mano del “Laboratorio de la Pizza” que la firma posee en la capital. Así, las pizzas artesanales que se comercializan son “experiencias gourmet” para todos los paladares pero a precios low cost (el precio medio de una porción ronda los 2 euros)  
 
Respecto a las materias primas utilizadas y a los ingred! ientes, éstos proceden en su mayoría de Italia: la mozzarela más fresca, los tomates de Pachino, el aceite de oliva, el verdadero Prosciutto di Parma, funghi porcini de los Alpes italianos, la mejor passata di Pomodoro, etc. Todos ellos frescos y de primera calidad.

Otro punto a destacar es que las pizzas de Papizza, además de ser sabrosas, son ligeras y sanas, dado que, como producto típico de la dieta Mediterránea, se elaboran siempre con aceite de oliva virgen extra y sin grasas animales ni conservantes. Además, su levadura de fácil digestión la hacen idónea para los gustos y estómagos más exigentes.