sábado, octubre 05, 2013

Estrategias para evitar la falta de liquidez en las Pymes

Uno de los bloques fundamentales en la gestión financiera de la actividad comercial es el de Gestión de Tesorería. A su vez, este bloque debe estar compuesto por dos puntos imprescindibles: Gestión Bancaria y Gestión del Crédito Comercial.
  
El sistema informático debe ser capaz de avisar, permitir y/o prohibir operaciones en base a las condiciones que se hayan establecido con cada uno de los clientes y los proveedores de la empresa.


Madrid, 03 de octubre de 2013. La gestión financiera de la actividad comercial es para DATISA, compañía española especializada en el desarrollo y comercialización de software ERP, un aspecto clave a tener en cuenta por las PYMES a la hora de evitar situaciones de falta de liquidez que pongan en peligro la financiación de las operaciones comerciales de la compañía, incluso en escenarios de crecimiento y beneficios.

En la gestión financiera de la actividad comercial se integra la actividad operativa de toda la empresa y, por tanto, afecta a las decisiones que se toman desde los distintos departamentos de la misma: financiero, comercial, compras, almacén y, por supuesto, dirección general. Es necesario coordinar y controlar todas estas decisiones con el fin de evitar posibles desequilibrios financieros.

Gracias a la capacidad integradora del ERP de DATISA el sistema permite recoger lo acordado en las diferentes áreas que conforman la empresa y devolver, a través de detallados informes, información sobre lo que sucede en la empresa a nivel global.

Las Pymes deben gestionar la tesorería, la relación con los bancos y el crédito comercial

Uno de los bloques fundamentales en la gestión financiera de la actividad comercial es la Gestión de Tesorería. Que se compone a su vez de puntos imprescindibles: Gestión Bancaria y Gestión del Crédito Comercial.

En lo que se refiere a la primera de ellas, el ERP de DATISA facilita la gestión de las relaciones de las empresas con las entidades financieras a través de la conciliación bancaria, el cálculo de intereses de cuentas bancarias o la previsión y control de gastos de transacciones, entre otras muchas opciones. Y además es capaz de integrar la información de cada cuenta que mantiene abierta la empresa sea cual sea la entidad financiera con la que trabaje, para reflejar en una ficha maestra datos sobre comisiones, intereses, etc.

Un aspecto a tener muy en cuenta y que solventa la solución de tesorería de DATISA tiene que ver con la gestión de la Norma 43 lo que facilita a las Pymes un mayor control sobre su actividad

DATISA TESDA 32 permite además a las pequeñas y medianas empresas realizar previsiones sobre lo que va a pasar con sus cuentas bancarias y anticiparse a posibles descubiertos, simular préstamos y controlar riesgos. En este sentido, y relacionado ya con la Gestión del Crédito Comercial, el software del fabricante español, avisa y permite o prohíbe, determinadas operaciones en función de las condiciones establecidas para cada cliente.

En cuanto a la gestión de las reclamaciones, otro punto estratégico para las pequeñas y medianas empresas, la solución de Tesorería de DATISA permite documentar las previsiones de cobro impagadas, las cantidades reclamadas o, incluso, generar distintas cartas de reclamación, dependiendo de cada situación.


Isabel Pomar, directora de marketing de DATISA, explica que “una correcta gestión financiera de la actividad comercial tiene una influencia directa en los niveles de capitalización y en la capacidad potencial de competitividad de la empresa. Hoy en día, hay tantos factores a tener en cuenta en esta labor, que resulta prácticamente imposible llevarla a cabo sin la ayuda de un software de gestión apropiado”.